lunes, agosto 28, 2006

Poemas de Selva Sepúlveda ( sì mi hermana)



Nace en 1982 por culpa de mis padres que se la pasaron encerrados por temor a una invasiòn inglesa. Es secretaria (eviten comentarios). También referente cultural del municipio(!). Toda su obra permanece inèdita.


Anoche gasté medio sueldo
planeando el homicidio de Miranda
y el loro testigo de Jehová.
No es por el fernet
mi dolor de cabeza
ni por el techo a la seis
girando a mayor velocidad
que un ventilador.
Algo mas que las hojas
se marchitan sin ruido
este invierno.
Los cardos cruzaban Av. Don Bosco
hasta la plaza,
vos querías una huerta
en el patio
y aunque nunca me convenció la idea
la memoria se parece
a un campo de exterminio.
Ahora tengo una valija
donde cabe mi cadáver,
ninguna foto tuya
y los cuervos
siempre ahí
sobre el trigo.
























Necesitàs una mentira para dormir,
buscás en lugares comunes
revolviéndote el estómago.
Por un almanaque sabes
que esta noche hay luna llena.
En un cuarto sin ventanas
seguís hurgando
en la memoria,
alguien promete
quedarse con vos
Pero ya has perdido piel,
amigos
y otras costumbres.
Sentís ese ardor en los ojos
que no han visto nada.
El goteo del reloj
canta la advertencia.
Algo va a cortarse
cuando amanezcas
en tu claustro de sabanas.

2 comentarios:

Mauricio Torres Moyano dijo...

Me gustaron mucho los poemas. Mi parte favorita es:
En un cuarto sin ventanas
seguís hurgando
en la memoria,
alguien promete
quedarse con vos
Pero ya has perdido piel,
amigos
y otras costumbres.


Más que dar una opinión estética o literaria, considero que cada palabra lleva prendida un sentimiento. Al combinarse, el resultado es un charco de líquidos cerebrales y sangre, sangre de verdad.
te quiero mucho, bestia insaciable

Mauricio.cl

Anónimo dijo...

la memoria se parece
a un campo de exterminio.